FILOSOFÍA DEL MEJOR CAMPUS PEDAGÓGICO DE LA REGIÓN

“Hace falta toda una aldea para educar a un niño”.

Proverbio Africano

En este sentido, hemos conceptualizado y construido nuestro nuevo colegio en Baguanchi, como una aldea pedagógica. Cuando entres a nuestra aldea encontrarás un sendero escolar que la atraviesa. Con una plaza central, que es el corazón del colegio. Allí hay comida, es decir, el comedor, está la cancha deportiva, un escenario para presentaciones, la estación de busetas, la enfermería con el médico escolar y la enfermera y pronto también, habrá un centro multimedia. Todas las “generaciones” de nuestra Aldea Pedagógica se reúnen en este corazón: adultos, niños del Kíndergarten, de primaria y jóvenes de secundaria, dónde los festivales y celebraciones con nuestros habitantes y visitantes tendrán lugar. A lo largo del sendero escolar se encuentran las distintas secciones. A pocos pasos de la plaza central, con el lema “pies cortos – distancias cortas”, hallarás el edificio del Kindergarten y el de 1. & 2. Klasse. Luego podrás ver el de 3. & 4 y caminando un poco más 5. 6. & 7. para terminar con el edificio de la secundaria II con 8. a 11. Klasse en la planta alta y 12. Klasse en la planta baja.

Pero está no es una aldea cualquiera, así como sus edificios no son simples edificios, son estructuras pedagógicas, dónde a cada sector de Klasse la llamamos clústers, que forman una pequeña escuela dentro del GRAN colegio. Estas pequeñas escuelas proporcionan un hogar a los estudiantes, los habitantes más importantes y que a su vez contribuyen a moldearlo.

Cada una de estas pequeñas escuelas tiene magníficas aulas con terraza propia. Además, hay un gran patio para que toda la pequeña comunidad pueda reunirse, para trabajar en grupo, rincones de lectura, en muchos de los casos encontrarás un pequeño escenario para presentaciones y muchas otras cosas que esperamos disfrutes. Cada clúster representa así una pequeña escuela independiente, un hogar propio, que cuenta incluso con sus propias instalaciones sanitarias.

Como corresponde a una adecuada Aldea Pedagógica, tenemos lo necesario para que nuestros estudiantes disfruten su vida aquí: en la entrada se encuentra la administración para visitantes, y habitantes, talleres de arte y manualidades, laboratorios para el trabajo científico, una escuela de música y numerosas instalaciones deportivas y lúdicas repartidas por todo el terreno de la aldea.

La forma más fácil de llegar a nuestra Aldea es en buseta, pero también hay una vía que nos rodea y que cuenta con estacionamientos, domótica y zonas de desembarque para el ingreso según el lema “kiss and ride”.

Estamos fantásticamente situados en el campo, con animales en las inmediaciones, así como una vista espectacular de Cuenca. Sabemos lo beneficiosos que son la naturaleza y los espacios amplios y lo aprovechamos en el Colegio.

 

¡Un lugar para sentirse bien y un lugar maravilloso para aprender!

 

¿Qué es un “colegio clúster” y qué ventajas tiene para nuestra pedagogía?

Un colegio clúster se compone de diferentes “células” que forman pequeñas unidades independientes entre sí, es decir, pequeñas escuelas que a su vez integran el gran colegio, que es importante para nosotros. Por eso tiene su centro, el corazón del colegio, donde todos los miembros de la comunidad escolar pueden reunirse regularmente.

En nuestro caso, este centro, nuestro corazón del colegio, consiste en un amplio comedor, el pequeño anfiteatro y, en un futuro próximo, el centro de autoaprendizaje con biblioteca y sala de eventos.

¿Por qué clústers?

Los padres y profesores preparamos a nuestros hijos y estudiantes para una vida que no conocemos cómo será.

Sin embargo, sabemos qué habilidades necesita la juventud para poder diseñar bien y de forma activa su vida futura.

Por eso queremos formar estudiantes independientes y responsables que hayan aprendido a aprender, que muestren iniciativa, que se atrevan a emprender proyectos nuevos.

Para ello es necesaria una escuela que tenga en cuenta tanto el aprendizaje individualizado, en el que niñas, niños y jóvenes puedan abordar los temas individualmente a su propio ritmo, como el que fomente el aprendizaje cooperativo, es decir, que aprendan unos de otros, unos para otros y unos con otros.

Para este tipo de escuela, a su vez, se necesitan las condiciones espaciales adecuadas. Éstas las proporcionan los “colegios clusters” y por eso hemos elegido este tipo de arquitectura.

 

¿Cómo son nuestras pequeñas escuelas, nuestros “clusters”, y por qué se planificaron de esta manera?

En primer lugar, queremos ofrecer a cada curso un hogar. Este hogar es el aula, que con sus 70 m2 ofrece mucho espacio, además, cada aula tiene su propia terraza de 30 m2. Así, cada grupo de aprendizaje “habita” un espacio de unos 100 m2 en total, lo que ofrece un margen de acción muy libre y amplio. En la pedagogía se habla “del espacio como un pedagogo más”.

“El espacio proporciona estímulos importantes y una atmósfera para interiorizar el aprendizaje. Se trata de estética, seguridad y desafío”. Por su tamaño y diseño, nuestras aulas ofrecen las mejores condiciones para satisfacer esta demanda.

El personal docente dispone para sus clases de grandes pizarras magnéticas de color negro para mejorar la legibilidad, así como de una pizarra digital.

Todas nuestras aulas tienen acceso directo al centro del clúster, al patio, ya que en todas ellas se puede abrir completamente su frente vidriera. El ventanal que da a la terraza también puede abrirse por completo. En este contexto, queda clara la importancia que tiene para nosotros la transparencia que proporcionan estos dos frentes de cristal por cada aula.

Porque lo decisivo para un buen colegio es el tiempo de aprendizaje antes del tiempo de enseñanza. Los educadores hablamos de una proporción de aproximadamente un 80% de tiempo de aprendizaje y sólo un 20% de tiempo de enseñanza.

Lo ideal es que el tiempo de aprendizaje sea individualizado. Cuanto mayor sea la edad del alumnado, más independiente será su trabajo. Así que también trabajará fuera del aula, en la terraza y también en el centro del clúster.

A través de los ventanales, el profesorado siempre mantiene el control y, por lo tanto, puede ofrecer al alumnado, paso a paso mayor libertad y cederle más responsabilidad sobre su propio aprendizaje, supervisándolo bien y sin perderlo de vista.

Tanto las clases 1 y 2 como las clases 3 y 4 conforman pequeñas escuelas. Dirigentes y codirigentes diseñarán conjuntamente el espacio de esta pequeña escuela, las normas de uso del patio, pero también se encargarán de la vigilancia en los recreos en el patio y en la zona de juegos asignada.

A partir de la clase 5, comienza el siguiente paso en el desarrollo. Nuestro alumnado se encamina lenta pero inevitablemente hacia la adolescencia.

Consecuentemente, las clases 5 y 6 forman otra unidad, en la que también se incluye la clase 7. Ya cuentan con un mayor número de profesoras y profesores, el aprendizaje se vuelve más específico, se relaciona cada vez más con las asignaturas y también se caracteriza cada vez más por una mayor independencia.

Las y los estudiantes diseñan las aulas de forma más independiente y flexible, por lo que el material didáctico no se encontrará en las aulas, sino en un “almacén” adicional que forma parte del clúster.

Estas Klassen tienen acceso a otras aulas para el aprendizaje diferenciado, así como a la “biblioteca provisional” situada en las inmediaciones.

En las inmediaciones de las clases 3 a 7 se encuentra nuestra pequeña escuela de música, donde cada estudiante a partir de la clase 4 aprende un instrumento musical y se prepara para el trabajo de orquesta y las presentaciones.

A partir de la clase 8, el aprendizaje se realiza cada vez más autónomo y el papel de docente es cada vez más el de acompañante y guía del aprendizaje.

En consecuencia, en este clúster, el alumnado dispone de pequeñas aulas para el trabajo en grupo o en parejas, que son fácilmente observables a través de sus frentes de cristal.

Asimismo, en estos cursos el material didáctico se encuentra en un almacén, aunque cada vez se utiliza más el material digital de apoyo, por lo que cada estudiante lleva su propio dispositivo al colegio. – “Use your own device!” Para ello se dispone de estaciones de carga y puestos de trabajo adicionales en el patio.

En las inmediaciones de estos clusters, concretamente en la planta baja, se encuentran los laboratorios y las aulas de arte, ya que paso a paso se va implantando una enseñanza cada vez más especializada en las correspondientes aulas especializadas. Estos laboratorios están diseñados del mismo modo que las aulas, con una terraza adicional y también pequeñas salas de diferenciación.

Centro del clúster – El patio

El patio tiene una función especial. Mientras que las aulas y las terrazas están asignadas a los respectivos cursos, el patio es el espacio de reunión de los distintos cursos. En él pueden tener lugar pequeñas presentaciones, trabajos de proyectos entre clases o también el aprendizaje conjunto en parejas o en grupo.

Todas las clases tienen acceso directo al patio y será una tarea importante determinar conjuntamente las normas de uso del patio, así como practicar la consideración y el respeto hacia los otros grupos de aprendizaje.

Al principio, los patios también estarán equipados con mesas y sillas estudiantiles. Pero el objetivo es diseñar estas zonas con otro mobiliario que corresponda al uso y las posibilidades que brindan estos núcleos.

El Kindergarten

Todo lo anterior se aplica también al kínder, sólo que de forma adaptada.

El KiGa consta actualmente de un clúster con 6 grupos para los niños de 3 a 5 años y un clúster con 2 grupos de 2 a 4 años.. Cada aula tiene un tamaño de 47 m2 y una terraza de 44 m2, así como su propio almacén.

Ambos clusters tienen un gran patio, al que se puede acceder tanto desde las terrazas como desde las aulas deslizando una cristalera, y cada uno cuenta con instalaciones sanitarias adecuadas para estos grupos de edad.

El clúster grande también cuenta con una cocina infantil y una sala de movimiento y relajación.

Por un lado, las aulas con sus terrazas sirven de hogar para los grupos y, al mismo tiempo, se utilizan para las actividades educativas que las niñas y los niños eligen libremente.

En el patio del kínder se instalarán ofertas de movimiento y otras posibilidades de aprendizaje y juego de forma permanente, de modo que ya no será necesario el enorme trabajo de armarlas previamente.

Una amplia zona exterior con arenero, juegos infantiles, cancha de fútbol y espacio para montar en triciclo, corretear y jugar complementa los clusters.

 

El Hardware de la Excelencia

Nuestra pedagogía luego de 20 años de gestión ha sido ratificada, en base a la ultima auditoría alemana del BLI en septiembre 2022, como de excelencia y por nuestra calificación casi perfecta; como una de las mejores entre los 135 colegios alemanes DAS alrededor del mundo.

Ahora con nuestro hardware propio, hemos avanzado 15 mil m2 de un total de 30 mil m2. De los 16 edificios que tiene el proyecto completo, hemos construido 8. Tenemos 3 veces más de lo que teniamos en Challuabamba, con espacio suficiente para los próximos 4 años, cuando continuaremos con los otros edificios pendientes, con la membrana de aprendizaje, el complejo deportivo, sala de conciertos y demás áreas que completarán el mejor campus de Cuenca y de la región.

DeutschEspañol